Como ya explicamos en el anterior artículo «Nuestro patrimonio cultural, nuestra historia» en el siglo X comenzó la repoblación y fortificación de la ciudadela. Sobre la antigua cerca romana, los almohades construyeron el castillo cuya muralla cercaron aproximadamente 1’5 kilómetros, con una fortísima muralla de 48 torres, 4 puertas ochavadas, 7 puertas que con el tiempo, pasaron a ser 12, junto al alcázar, terraplenes, antemuros y fosos.

El castillo se encontraba en la actual Plaza Vieja, dónde ahora quedan restos de los cimientos y de los subterráneos de éste en los túneles encontrados hace un año bajo el antiguo Cine Tivoli. Los subterráneos del castillo han perdurado en el tiempo transformándose y adaptándose a cada época. Tanto es así, que también fueron parte de los refugios bajo tierra e interconectados a través de túneles durante la Guerra Civil, hasta acabar convirtiéndose en una especie de almacén de una cocina. Poco se sabe aún de los usos que se le dieron desde la construcción del castillo hasta su derribo en 1934.

Los subterráneos del castillo, que es lo único que queda en pie, forman parte de un proyecto llamado “la Andújar Oculta” que pronto podrá visitarse. Las investigaciones continúan en marcha para averiguar su historia y la interconexión que tiene con el resto de refugios para aclarar el mapa subterráneo de Andújar.

Existen otros túneles como el que se localiza en el Ayuntamiento en la entrada del patio central, el que se encuentra en los subterráneos de Don Gome o en la zona del Hospital Viejo. Éstos túneles podrían adecuarse para recibir turistas y curiosos locales, pero es un proyecto que se ha visto paralizado por la pandemia y la falta de subvenciones que ahora mismo se destinan a otros fines.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.