Laura Guerrero | Andújar, 12 de junio de 2020

Desde mayo de 2019, ciudades y carreteras se han llenado de agricultores del sector del olivar indignados ante una situación que se ha convertido en insostenible. El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos UPA Jaén, Cristóbal Cano, explica cómo se ha llegado a esta situación y cuáles son las demandas del sector.

 

Desde el año pasado el sector olivarero está en pie de guerra con continuas movilizaciones, ¿nos puedes resumir qué está pasando?

El principal problema es que llevamos prácticamente dos años y medio con unas cotizaciones en origen muy bajas. Es decir, lo que cobramos los agricultores por el aceite de oliva está por debajo de los costes de producción en el olivar tradicional, que es el mayoritario en Jaén, en Andalucía y en España. Este tipo de olivar tiene unos costes de producción en torno a los 2,70 euros por kilo de aceite y, por ponerte un ejemplo, esta semana estamos por debajo de los 2 euros, con lo cual nos está costando el dinero producir.

¿Cuáles son los motivos de estos precios tan bajos?

Si analizamos la campaña de comercialización, vemos que mes a mes las cifras son muy buenas, superando las 1.500.000 toneladas. Existe una gran demanda y una producción que no está desajustada con esa demanda, o sea que ese no es el problema. No hay ningún argumento objetivo que justifique esta situación más allá de la especulación a la que estamos siendo sometidos. Hay una gran desigualdad en las fuerzas de la negociación del mercado del aceite de oliva. Hay muy pocos que compran aceite de oliva y muchos que vendemos. Ese desequilibrio de fuerzas hace que caigan los precios. Esos últimos eslabones de la cadena alimentaria como la distribución y la comercialización, que en España no son más de ocho o diez empresas, son los que están haciendo la situación insostenible al olivar tradicional.

España representa el 60% de la producción mundial en los años buenos y en los años malos el 40%. Tenemos que hacer valer esa posición de liderazgo y establecer medidas para apalancar unos precios justos para los olivareros españoles

¿Afectan las importaciones de terceros países?

Sí, este año especialmente se está importando más que nunca cuando aquí en España hay disponibilidad para abastecer al mercado y eso al final entorpece el mercado de aceite español a favor de bajar esos precios.

¿Qué es lo que solicitáis?

No queremos ni que se intervenga el mercado ni que suban los precios a los consumidores, simplemente que se apliquen las reglamentaciones europeas y nacional que están en vigor. Una de las principales demandas es que se cumpla la Ley de la Cadena Alimentaria, una ley que nació en 2013 y que hemos conseguido que se modifique para que se prohíba comprar aceite por debajo del coste de producción. Necesitamos que se aplique de forma valiente, ya que el 99% de las operaciones de compra de aceite de oliva que se han hecho desde el mes de marzo en la provincia de Jaén están incumpliendo la ley y eso tiene que tener una sanción para el que ha comprado el aceite por debajo de los costes de producción. También pedimos que se aplique la normativa europea de autorregulación obligatoria para la próxima campaña y que se regulen las importaciones, entre otras demandas.

Defendemos un modelo de agricultura y ganadería tradicional, pegada al territorio, que es el más sostenible social, económica y medioambientalmente

¿Cómo os ha a afectado la crisis sanitaria del coronavirus?

Los problemas que tiene este sector vienen de antes. La primera manifestación fue el 22 de mayo de 2019, mucho antes de la crisis sanitaria. De hecho, puede parecer ilógico, pero el coronavirus ha hecho que la demanda nacional de aceite de oliva se dispare porque la gente al estar en su casa ha cocinado más, se ha volcado más en la salud y el aceite de oliva es la grasa vegetal más saludable de las que se conocen en el mundo. Como te decía, hay demanda no solo en el mercado nacional, sino también en las exportaciones y lo que no puede ser es que habiendo demanda y habiendo mercado no sobra aceite sino que lo que sobran son especuladores.

¿Vais a seguir con las manifestaciones?

Por supuesto. El hartazgo y la indignación crecen entre los olivareros porque el problema, lejos de solucionarse vemos que se está agravando. En los últimos dos años y medio se ha hundido el precio en origen más del 40%. Solo estamos pidiendo un reparto justo para todos los eslabones de la cadena alimentaria. Y los beneficiados van a ser el consumidor, que va a tener una estabilidad en los precios, la industria, que también va a tener estabilidad, y los agricultores, que vamos a tener una retribución que nos permita dignamente seguir trabajando. Estamos buscando estabilidad y justicia para todos.

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.