El vaciado de los diferentes contenedores que Cáritas tiene repartidos por la ciudad para prestar el servicio de recogida de ropa usada no se está realizando con la frecuencia habitual por el estado de alarma. Desde esta organización humanitaria piden a la ciudadanía que si los contenedores están llenos, no dejen su su ropa fuera del contenedor, sino que la lleven a la sede de Cáritas Interparroquial (Altozano del convento s/n).

Desde Cáritas Interparroquial se pide la colaboración de los vecinos de Andújar para que no se vuelvan a repetir imágenes como las que se han podido ver en las últimas semanas: contenedores desbordados y ropa desperdigada por el suelo. El coordinador de la institución benéfica, Francisco Martínez explica, por qué se ha producido esta situación: “Tenemos un sistema de recogida que almacena la ropa en Linares y después se lleva a una empresa especializada que la recicla. Por el estado de alarma se ha paralizado la recogida y, además, no tenemos sitio donde almacenarla”.

Se da la circunstancia de que es la época del cambio de armario, por lo que mucha gente se está deshaciendo de prendas que no usan. Martínez pide a los vecinos que mantengan unas semanas más la ropa en sus casas hasta que se regularice su situación. En el caso de que esto no sea posible y el contenedor esté lleno, que no la dejen en el suelo, sino que la lleven a la sede de Cáritas Interparroquial situada en Altozano del Convento s/n (Antigua iglesia de Santiago Apóstol) los jueves en horario de 18 a 20h. Es importante que la ropa venga en bolsas cerradas para proteger a los voluntarios, que en su mayoría son personas de edad y, por tanto, de riesgo.

Nuevo sistema de ropero

El coordinador de Cáritas en Andújar aprovechó para comentar que va a haber cambios en el servicio de ropero que vienen ofreciendo durante años. Por una directiva europea, a partir de ahora no podrán manipular la ropa en su sede directamente, sino que deberán almacenarla para su recogida por empresas especializadas que se encargarán de seleccionar e higienizar la que sirva para el uso y reciclar el resto.

Las personas que necesiten ropa deberán dirigirse directamente a su párroco, que les proporcionará unos vales con los que podrán ir a la sede de Cáritas Interparroquial a recoger las prendas que ya han pasado por el proceso anteriormente descrito. Este servicio, en el que colaboran personas reintegradas a la sociedad, tendrá un coste simbólico.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.