El pasado lunes 6 los agentes de la Policía Local de Andújar detuvieron a un varón de 18 años por un caso de violencia de género. La víctima, su pareja de tan solo 16 años, tuvo que ser evacuada y trasladada al hospital Alto Guadalquivir de Andújar ya que presentaba contusiones y una fuerte crisis de ansiedad.

La violencia de género ha sido y sigue siendo una de las manifestaciones más claras de la desigualdad, subordinación y de las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres. Esta violencia, que incluye tanto agresiones físicas, sexuales, psicológicas o la amenaza de tales actos, puede darse tanto en el ámbito público como en el privado –ya no es excusa aquello de lo que pasa dentro de la pareja son cosas privadas.

En la mayoría de casos, el objetivo del agresor es producir daño y conseguir el control sobre la mujer, por lo que se produce de manera continuada en el tiempo y sistemática en la forma, como parte de una misma estrategia. Para la víctima es casi imposible salir de ese círculo de violencia o incluso no es consciente de que está viviendo una situación de violencia de género. No solo los golpes duelen y generalmente la violencia física se produce después de un período de violencia psicológica.

Es importante reconocer las características comunes que indican que un hombre es un maltratador para poder ayudar a la víctima cuando ésta es incapaz de hacer nada. Los maltratadores suelen actuar secretamente tomando precauciones para ocultar a los demás la violencia que están ejerciendo. Si  esto falla, negarán siempre los hechos además culparán a la víctima atacando su credibilidad, cuestionando su estabilidad emocional y mental o alegando argumentos de venganza e influencias externas. Buscarán el apoyo de amigos y familiares para que le den soporte en contra de ella y si en algún momento admiten alguno de los hechos, minimizarán la importancia de éstos diciendo que ocurrió pero pretendiendo que eso ya pasó, que hay que perdonar y olvidar. Tampoco aceptarán la responsabilidad de sus actos, no se sentirán culpables ni responsables del daño ocasionado.

Cuando desde la sociedad, los poderes judiciales o los servicios públicos se ignora el maltrato, se refuerza el punto de vista del agresor de que la violencia es aceptable, de que no es para tanto y ella tiene también la culpa.

Recordamos  los teléfonos de importancia relacionados con la protección de la mujer:

  • Teléfono nacional de atención a la violencia de género: 016
  • Teléfono del Instituto Andaluz de la Mujer: 900 200 999 
  • Teléfono para personas con discapacidad auditiva y/o del habla: 900 116 016
  • Teléfono gratuito de atención e información a la mujer: 900 200 999.
  • Centro Provincial Instituto Andaluz de la Mujer de Jaén: 953 00 33 17
  • Centro Municipal de Información a la Mujer de Andújar: 953 50 65 02

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.